las mejores patinetes electricas

 Xiaomi Mi Electric Scooter

El Mi Electric Scooter, también denominado Mijia M365, no es el primer modelo de patinete eléctrico que presenta, pero sí probablemente el que ha despertado más expectación entre los aficionados a este tipo de dispositivos, por la calidad de sus prestaciones a un precio sorprendentemente bueno. Puedes ver una comparativa con cada patinete Xiaomi que ha lanzado hasta el día de hoy el fabricante chino.





La solidez de los acabados es una de las primeras cosas que sorprenden agradablemente, pero eso no es todo: poco a poco vamos descubriendo las muchas posibilidades de uso de este scooter eléctrico, que soporta un uso bastante intensivo pensado para trayectos medio/largos.

Gracias a una potencia de 500 W en la rueda trasera, consigue una velocidad máxima de hasta 25 km/h para un peso de 100 kg; aunque también se puede activar el modo de ahorro de energía para estirar la batería de litio, consiguiendo entonces unos 18 km/h.

Dispone de un sistema de recuperación de energía cinética, que se transforma en eléctrica al modo de las dinamos tradicionales para aumentar la vida de la batería. Otra de las ventajas es el tiempo de carga de la batería, de 42 V: cinco horas y media desde cero, algo más de tres horas partiendo de un 25%.

El sistema de frenado cuenta con antibloqueo en la rueda delantera, más un freno de disco mecánico trasero. Combinando ambos sistemas, puede llegar a frenar por completo en cuatro metros en caso de emergencia.



Ecogyro es una empresa valenciana especializada en lo que ellos llaman “movilidad ecológica”, es decir: scooters, hoverboards, skates, bicis… Con el GScooter S6 han entrado en la lista de los más vendidos, ofreciendo un patinete de gama media con una excelente relación calidad-precio.



Lo primero que vemos es el diseño: las líneas son muy sencillas y discretas, incluso puede parecer básico a primera vista. Pero nada más lejos de la realidad: en la práctica Gscooter S6 es un monopatín ligero y con un manejo muy intuitivo.

El chasis es de aluminio, lo que nos ofrece un peso muy razonable: 9,2 kg. El plegado puede resultar un poco duro al principio, pero es rápido y cómodo, y una vez hecho el patinete ocupa poco y se puede cargar con cierta facilidad.


Dragon Scooter

El Dragon es un patinete barato con buenas prestaciones. Así que es perfecto si lo que buscas es un scooter sencillo y sin florituras, que da exactamente lo que ofrece: una solución de movilidad para distancias cortas.

Su motor brushless de 350 W ofrece la potencia adecuada para circular a una velocidad máxima de 25 km/ hora: suficiente para llegar a nuestro destino con rapidez. Si se lo vamos a dar a un niño, tendremos que vigilarle para que no se embale.




Ruedas de 6,5”, un tamaño adecuado para circular por ciudad, y que no ocupa demasiado al plegarse. Además son de caucho sólido, y por tanto antipinchazos. Esto hace que la conducción sea un poco más dura de lo deseable, pero cuenta con amortiguación trasera. Como está pensado para ciudad y se supone que lo conducirás por suelos asfaltados, es suficiente para suavizar baches.

El plegado, como es habitual, es compacto y rápido. Aunque pesa 11 kg, y por lo tanto no vamos a poder cargar con él mucho más allá de subirlo en el coche, la forma del plegado permite llevarlo apoyado en una rueda. Además funciona perfectamente en modo manual, así que si te quedas sin batería simplemente puedes funcionar como un patinete no eléctrico.


Gracias a la larga duración de su batería, de 12 V, el Razor E90 está pensado para aguantarle el ritmo al niño más hiperactivo, a partir de ocho años.

Hasta 80 minutos de uso continuo, que en la práctica suponen una tarde completa en el parque con la batería operativa. Es uno de los rasgos más valorados por los usuarios, que también aprecian el hecho de que, si la energía se acaba, se puede seguir usando como un patinete normal.



Al estar enfocado al mercado infantil, el uso de este modelo de Razor es sencillo e intuitivo. El arranque es mediante una patada inicial, la aceleración se controla con un botón situado en el manillar y cuenta, como toque extra, con un freno trasero en el pie, muy útil en caso de emergencia.

La amortiguación es escasa, pero para un usuario de corta edad notar las irregularidades del terreno es hasta entretenido; y su planteamiento es urbano, es decir, para uso en asfalto o, como mucho, pista de tierra en un parque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies